La taquipsiquia

La palabra taquipsiquia proviene del griego ταχύς (veloz) y ψῡχή (alma, psique), y signfica ‘aceleración patológica del pensamiento’. No tiene por qué ser un trastorno en sí mismo, pero sí puede ser síntoma de depresión o de algún tipo de trastorno bipolar. En una sociedad que nos somete diariamente a una avalancha de estímulos, la taquipsiquia es una patología mucho más común de lo que se pueda creer.

¿Cuáles son los síntomas de la taquipsiquia? Sensación de desorden mental extremo (la cabeza parece un hervidero de ideas inconexas), verborrea, espontaneidad exacerbada, incapacidad para centrar la atención en una sola cosa.

En el ámbito de la meditación, la mente humana suele compararse con un mono inquieto, indisciplinado y caprichoso que va saltando de rama en rama. Pues bien, la mente de una persona con taquipsiquia sería el mismo mono pero hasta arriba de cocaína y speed.

¿Y cómo se trata la taquipsiquia? Lo que suele recomendarse en estos casos son ejercicios de atención y concentración y, por supuesto, meditación o ‘mindfulness’.

Eso sí, es imprescindible aclarar que la meditación (al igual que el yoga) no es una píldora mágica: requiere constancia, disciplina y fuerza de voluntad. Es muy posible, de hecho, que las primeras tomas de contacto con esta disciplina resulten desagradables. Pero recuerda: con tesón y paciencia nuestros pensamientos se irán apaciguando, al menos, un poquito.

En el siguiente video, el psicólogo Xevi Molas nos aporta más claves sobre la taquipsiquia:

Vídeo sobre la taquipsiquia